domingo, 12 de mayo de 2013

RECREACIÓN IDEAL DEL PERISTILO DE LA VILLA ROMANA DEL CASALE (SICILIA, ITALIA).

  El complejo residencial de la villa romana del Casale comprendía estancias y ambientes de muy distintas funciones y categorías: estancias de servicio, de recepción y autorrepresentación del possesor, etc; así como estancias de ámbito público y otras de ámbito más privado.
  El peristilo de la villa, el ámbito arquitectónico más amplio de todo el conjunto residencial, actuaba de distribuidor de las distintas estancias y articulaba el recorrido que los invitados y usuarios de la misma podían realizar en su interior.
  De planta ligeramente trapezoidal, consta de un gran espacio central, descubierto, rodeado de pórticos en sus cuatro lados columnados que delimitan otros tantos corredores cubiertos. El acceso principal se encuentra en el lado oeste, precedido de un amplio vestíbulo; en los lados norte y sur se abren distintas puertas que comunican con otros ambientes, muchos de ellos corresponden a estancias de servicio. Tanto en el lado norte como en el lado sur destacan dos diaetae o comedores estacionales, cuyos accesos principales son más grandes que el resto de los vanos de sus correspondientes lados y, además, se encuentran monumentalizados mediante su flanqueo por sendas columnas marmóreas situadas sobre pedestales. En la diaeta del lado este, además se encontraron restos escultóricos y, frente a la entrada, la cimentación de una pequeña fuente o fonticula  de carácter ornamental.

Imagen aérea del peristilo. Se puede observar el estanque central que ocupa buena parte del patio abierto; también algunos de los tramos de escaleras del lado este que comunican con el Gran Ambulacro; en el flanco norte se observa el interior de la diaeta que se abre al peristilo.
  En el espacio abierto, siguiendo el eje axial del patio, se localizaba un gran estanque, a modo de viridarium, diseñado mediante una combinación de líneas curvas y rectas, configurando distintos depósitos independientes pero intercomunicados entre sí. En el punto central de la fuente se alza un pedestal octogonal destinado a contener, probablemente, un grupo escultórico. En esta zona se encontró durante su proceso de excavación, los restos de un amorcillo o figura infantil de un ángel alado.

Imagen de parte del flanco sur del peristilo en el que se puede ver la parte central del estanque, con el pedestal central que sostiene una escultura de amorcillo, así como la entrada y el interior de la diaeta del flanco sur con la fuente frente a su entrada.

Vista del flanco sur del peristilo con la escultura central de la fuente en primer término. Al fondo, el interior de la diaeta sur y la decoración pictórica figurada que recubría las paredes norte, sur y oeste.

Vista del estanque central desde el flanco este. Al fondo, la pared externa del ábside del larario. 

  Al oeste de la fuente, ocupando parte del espacio central abierto se levantó una construcción absidiada que ha sido interpretada con un larario. Cuenta con un pavimento musivo polícromo con temática geométrica y un emblema central.
Recreación infográfica del interior del larario que ocupa parte del patio central de la zona oeste del peristilo.
  Las paredes internas de los corredores norte, sur y oeste estaban decoradas con pinturas murales que representaban guerreros, en posición de parada militar y con toda su panoplia. En el lado este, en cambio, se sitúan tres tramos de escaleras que permiten salvar el desnivel entre la cota de uso del peristilo y la cota de uso del Gran Ambulacro, abierto al peristilo en toda su longitud mediante un pórtico columnado. Las superficies comprendidas entre los tramos de escaleras fueron decoradas con pinturas murales de temática geométrica. El pavimento de todos los corredores está decorado con un mosaico polícromo en el que se representan coronas de laurel que enmarcan las cabezas de distintos animales.

Vista del corredor porticado cubierto del flanco sur. Al fondo, se puede apreciar parte de la fachada frontal del Gran Ambulacro y del Aula Basilical.

Vista del corredor porticado cubierto del flanco norte, con la pintura mural de su pared de fondo y la entrada a la diaeta norte flanqueada por columnas.

Vista del corredor cubierto sur, con la entrada a la diaeta sur flanqueada por columnas.

Vista del corredor cubierto este, con los tramos de escaleras que comunican con el Gran Ambulacro.


Vista del corredor cubierto oeste, con la entrada principal al peristilo enfrentada con la entrada del larario.
  El equipo de ARKEOGRAFIA desea que puedan disfrutar de las imágenes del mismo modo que se ha disfrutado con la realización de esta recreación infográfica.

Las imágenes son hipotéticas y basadas únicamente en la observación visual de los restos actualmente visitables


No hay comentarios:

Publicar un comentario