martes, 29 de enero de 2013

TERMAS MONUMENTALES DE SEGOBRIGA

 La ciudad hispanorromana de Segobriga (Saelices, Cuenca) es uno de los yacimientos de época romana más espectaculares y mejor conservados de la Península Ibérica. Hasta ahora, las excavaciones arqueológicas sistemáticas llevadas a cabo en el yacimiento han sacado a la luz dos complejos termales en un aceptable estado de conservación.
 Las llamadas "Termas Monumentales" ocupan una extensión de en torno a 4.000 metros cuadrados, convirtiéndose en uno de los complejos termales más extensos de entre los conocidos hasta ahora en Hispania. Los diferentes ambientes y estancias que conforman el edificio termal se disponen siguiendo un eje longitudinal Este-Oeste.

Vista general de la reconstrucción virtual del complejo termal en su totalidad.

Sección longitudinal de los espacios reconstruidos virtualmente en su totalidad.
 Desde la entrada, situada en su extremo Este, se accedía a la denominada palestra: un espacio rectangular abierto en su parte central y rodeado por un corredor porticado mediante hileras de columnas en sus lados largos. Al final de cualquiera de esos corredores porticados se abrían sendas puertas que ponían en comunicación la palestra con el frigidarium propiamente dicho.
Calle escalonada que conducía a la entrada principal del complejo termal.
Vista de uno de los corredores porticados laterales que recorrían longitudinalmente la palestra. Al fondo, uno de los accesos al frigidarium.
Aspecto hipotético que debió tener la zona de la palestra en su momento de uso. Del pedestal representado al fondo de la imagen se conservan tanto la cimentación como el basamento inferior moldurado, así como algunos fragmentos escultóricos.


 En ambas entradas, y dispuestas en uno de los muros laterales, debieron existir taquillas o cubiculi, destinadas a acoger las pertenencias de los usuarios durante su estancia en el edificio.  En la parte central de esta estancia, y adosado al muro de separación con la palestra, existía un espacio claramente diferenciado que acogía una pequeña natatio o piscina, algunas de cuyas lastras laterales aún permanecían in situ cuando se llevó a cabo la excavación arqueológica que sacó a la luz estos restos. También se conservaba en perfecto estado el opus spicatum que tapizaba el fondo de la piscina. A juzgar por  las huellas de viguería  conservadas en los muros de la estructura, a ambos lados de la piscina debió existir alguna especie de entarimado destinado al descanso y reposo de los bañistas.
Estancia del frigidarium, con la zona de taquillas en la parte izquierda de la imagen y el espacio reservado para el baño en primer plano.
Vista de la natatio sin agua en la que se puede apreciar el opus spicatum que cubre su fondo. A ambos lados la zona entarimada de reposo.
Vista general del frigidarium en la que se puede apreciar el suelo de mosaico a base de una cenefa perimetral que enmarcaba una zona central en la que se alternaban cuadrados blancos y marrones a base de teselas de tamaño medio. El mosaico ha podido ser restituido gracias a los restos originales conservados en algunas zonas y localizados durante las excavaciones arqueólógicas.
 En la pared oeste del frigidarium se abrían dos puertas; una en un lateral del muro oeste, que conducía a un pasillo de servicio que recorría el resto del edificio termal en toda su longitud y al que iban a parar numerosos canales de desagüe procedentes de las distintas estancias; otra, en el centro del mismo muro oeste que ponía en comunicación el frigidarium con el tepidarium o ambiente templado.
 Este ambiente templado terminaba en un ábside en su extremo sur, forma que seguramente fue aprovechada para ubicar allí otra zona de baño más caliente que el ambiente anterior, y de cuya existencia queda el hueco destinado a desaguar la posible natatio
Reconstrucción ideal del tepidarium con la zona de baño ocupando la parte absidada de la estancia; lugar donde se descubrió el desagüe original que la vaciaba de agua durante la época de uso de este espacio.
 El resto de estancias del complejo termal es poco conocido y, además, su ubicación hipotética se halla ocupada en la actualidad por un edificio de carácter religioso que todavía hoy está en uso y recibe culto. 
 Desde el equipo de ARKEOGRAFIA esperamos que os guste este trabajo tanto como nosotros hemos disfrutando haciéndolo "revivir" de nuevo.
 
Más  imágenes en el siguiente enlace: http://flic.kr/s/aHsjDN37nk

Las imágenes son hipotéticas y basadas únicamente en la observación visual de los restos actualmente visitables.

miércoles, 9 de enero de 2013

FUENTE PÚBLICA OSTIA ANTICA

 Fuente pública del tipo "bauletto" localizada en la ciudad de Ostia Antica, cercana a Roma. Esta fuente se encuentra situada en la Región II, Insula IV, junto a la esquina norte de las llamadas Termas de Neptuno. Se compone de un pequeño y estrecho pilón cubierto con bóveda de cañón y, adosado a su extremo norte, dispone de su propio depósito o cisterna.
Vista general de la fuente con su depósito
 Al agua se podía acceder bien directamente a través de una abertura cuadrada practicada en uno de sus laterales, o bien recogiendo la que manaba por los caños localizados en su frente principal.

Detalle del cubo con el que se podía recoger el agua
 Las losas inferiores que recorren este frente principal presentan unas formas labradas que servirían para acomodar los recipientes contenedores durante el proceso de llenado.

 Para finalizar os dejamos un pequeño vídeo sobre la reconstrucción. También podréis encontrar más imágenes en http://flic.kr/s/aHsjDykQmy


Las imágenes son hipotéticas y basadas únicamente en la observación visual de los restos actualmente visitables.