sábado, 21 de abril de 2018

RECREACIÓN VIRTUAL DEL FRIGIDARIUM DE LAS TERMAS MERIDIONALES DE LA VILLA DEL CASALE (PIAZZA ARMERINA, SICILIA).

Desde hace más de una década, un equipo internacional de arqueólogos de distintas universidades dirigidos desde la Universidad "La Sapienza" de Roma, viene realizando excavaciones arqueológicas en el entorno de la villa romana del Casale (Piazza Armerina, Sicilia).
En la campaña de excavación de 2008 se localizaron las primeras estructuras de lo que más tarde se identificó como un nuevo complejo termal. Este edificio, aún en fase de excavación, fue construido en época tardoantigua, posiblemente al tiempo que se levantaban el resto de las estancias del complejo principal de la villa del Casale. A lo largo de los siglos posteriores, este edificio sufre diversas refacciones, y sus instalaciones e infraestructura son utilizadas en época islámica como recinto o área eminentemente industrial.
El edificio se articula en torno a dos sectores claramente diferenciados: un grupo de ambientes cálidos (por la presencia de parte del hipocaustum), conformado por al menos tres estancias individualizadas, situadas en la mitad sur; en contraste con los ambientes de la mitad norte, donde hasta el momento se han individualizado cinco estancias, las cuales no presentan signos de haber tenido ningún sistema de calefactado (Fig. 1).

Figura 1: Plano general del establecimiento termal al sur de la Villa del Casale. Se ha destacado el ambiente del frigidarium y los números indican las estancias referenciadas en este trabajo: 1 frigidarium; 2 ¿latrina?; 3 bañera absidiada; 4 ¿apodytherium?; 5 natatio mayor.

LOS AMBIENTES FRÍOS: EL FRIGIDARIUM Y LAS ESTANCIAS PERIMETRALES.
El ambiente identificado como frigidarium es el más amplio de todos los que se han localizado hasta el momento. Presenta unas medidas que alcanzarían los 5,8 m. de anchura y los 10 m. de longitud. El acceso principal a este espacio se realizaria a través de un vano centralizado localizado en el muro oriental. Originalmente, este espacio presentaría un pavimento musivo continuo compuesto por teselas que varían entre los 0,5 y los 1,5 centímetros de lado. El diseño general del mosaico está conformado por un damero central realizado a base de pequeños cuadrados de 2,5 a 3 centímetros de lado, de diversos colores (negro, blanco, gris, verde y rojo) que se van combinando hasta formar una composición a base de líneas quebradas o en zigzag de manera alterna y siempre en el mismo orden. Este diseño central está circundado en todo su perímetro por una ancha franja decorada a base de ondas y dentículos, también polícromos.
La regularidad de este diseño del pavimento musivo del  frigidarium se ve alterada en varias ocasiones con la aparición de otros elementos, también musivos. Así, en el lado sur, junto al vano que da acceso a las estancias caldeadas, se puede observar un área de forma rectangular, enmarcada mediante cintas lisas (dos de color negro en los extremos y una central, más ancha, de color blanco) que repite en su parte central los mismos motivos zigzagueantes que el mosaico principal. En uno de los ángulos de esta zona enmarcada aparece otro pequeño mosaico con la representación de un tipo de calzado ligero[1]. Finalmente, otro recuadro musivo de pequeñas dimensiones (unos 40 cm. de anchura y 50 cm. de altura) se localiza en la parte central, y lo forma una inscripción a base de teselas blancas sobre un fondo de teselas rojas; todo ello enmarcado mediante cintas de color negro (Fig. 2).

Figura 2: Vista sobreelevada de la recreación virtual del frigidarium en base a los elementos originales conservados in situ.
La ausencia de ninguna huella ni resto de elemento arquitectónico de apoyo aislado, como columnas o pilares, e incluso adosados, como pilastras, hace pensar que este espacio central debió de cubrirse con una bóveda de cañón corrido (Fig. 3).

Figura 3: Vista general de la recreación del frigidarium con la disposición de las distintas estancias en torno al espacio central.

En el muro del lado norte del frigidarium se abren tres estancias secundarias: una bañera central, con el muro del fondo en forma de ábside, flanqueada en sus lados oriental y occidental por dos habitaciones de planta ligeramente rectangular.
La bañera central presenta el fondo a un nivel inferior respecto al pavimento de la parte central del frigidarium y el acceso a ella se realiza a través de tres peldaños revestidos originalmente de placas marmóreas de tonalidades claras. La pared, absidiada, conserva la decoración original consistente en un mosaico parietal de teselas blancas, con una banda decorada con ondas polícromas sobre fondo oscuro, a modo de imposta, y que coincide con el nivel del pavimento del espacio central. Por encima de esta cenefa decorativa, los restos conservados son muy fragmentarios, pero es posible que, sobre el fondo blanco se representasen motivos marinos[2]. Justo por encima de la cenefa, aproximadamente en la parte central del ábside, se conservan los restos de un vano de sección cuadrada, identificado como una ventana, que otorgaría una iluminación adicional a este ambiente. Aunque no se ha conservado resto alguno de la cubrición de este espacio, ésta, al igual que ocurre y se ha documentado en otros establecimientos termales similares y contemporáneos cronológicamente, debió realizarse con una bóveda hemisférica (Fig. 4).

Figura 4Recreación virtual de la bañera absidiada abierta en la parte central del muro norte del frigidarium.
La estancia rectangular del flanco oriental no ha conservado ningún resto de su decoración original ni en sus paramentos ni en su pavimento. Por el contrario, la estancia occidental, a la que se accedía a través de un umbral conformado por tres losas de mármol blanco, conserva los restos de un mosaico pavimental, geométrico y polícromo, donde el motivo central (un octógono) está conformado por la intersección de dos cuadrados. En el centro, a modo de emblema, aparece un motivo cruciforme[3].
Tanto la funcionalidad de la estancia occidental como la de la estancia oriental son desconocidas. No obstante, su ubicación próxima al acceso principal al edificio, así como la necesidad manifiesta de este tipo de establecimientos de disponer de estancias destinadas a dar servicio a los usuarios, parecen indicar una función de vestuario o apodytherium[4].  Esta es al menos la funcionalidad más aceptada para la estancia occidental, mientras que para el ambiente oriental se ha propuesto también que funcionase como latrina. Por lo que respecta a su cubrición, los restos exhumados no ofrecen una respuesta definitiva.
En 2013 se descubrió, abierta en el muro occidental del frigidarium, una estructura que parece corresponder con otra bañera o natatio, de mayores dimensiones que la anterior. Aunque la excavación de este ambiente no ha finalizado, los restos exhumados permiten extraer algunas conclusiones sobre su apariencia y configuración. Así, el acceso a la misma se realizaba a través de un vano de 2,5 m. de anchura, parcialmente cerrado por un pequeño pretil de unos 40 cm. de altura. Tras el pretil se encuentran dos escalones que descienden hasta el fondo de la natatio y que pudieron servir, además, como asientos o lugares de reposo para los usuarios. Tanto los escalones de acceso como los muros laterales han conservado restos de las lastras marmóreas de recubrimiento, todas ellas de tonalidades claras. El fondo de la natatio está pavimentado con baldosas de barro cocido de tonalidad ocre/amarillenta. En el encuentro entre las superficies verticales de las paredes laterales y del escalón inferior y el pavimento del fondo se dispuso un cordón sanitario en forma de medio bocel para facilitar la limpieza y el mantenimiento de estos espacios.
Al no estar completamente terminada la excavación arqueológica de este espacio, es imposible determinar la forma que adoptaba el cerramiento de fondo: podría tratarse de un muro recto o de uno en forma de ábside. La recreación virtual que aquí se presenta propone un cerramiento absidiado basándose principalmente en el hecho de que todos los espacios internos de la villa del Casale destinados a contener agua presentan este tipo de solución arquitectónica. La solución más lógica para la cubrición de este ambiente debió ser, como ocurrió en la natatio grande del complejo termal del interior de la villa del Casale, mediante una bóveda de cañón en el tramo recto y una bóveda de cascarón en la parte absidiada. La iluminación de este ambiente debió realizarse mediante la apertura de uno o varios vanos en los muros laterales y probablemente también en el muro de cierre, no obstante, no se ha conservado ninguna huella al respecto.
Las paredes perimetrales del frigidarium también debieron de estar decoradas. La excavación arqueológica del frigidarium ha aportado información suficiente como para tratar de restituir el aspecto original que pudo tener esta estancia. Así, los fragmentos de lastras marmóreas de revestimiento recogidas hasta la fecha, en su mayoría de tonalidades blancas, sugieren la presencia de un zócalo inferior (del que se desconoce la altura que pudo haber alcanzado) que evitaría el contacto directo de la decoración pictórica parietal con el pavimento musivo del suelo, propenso a encharcarse o, cuando menos, a ser una fuente constante de humedad. Por encima de este zócalo marmóreo se extendería la decoración pictórica, de la que se conservan restos todavía in situ en gran parte del muro sur y de la que se han recuperado suficientes fragmentos como para proponer una restitución fiable de su programa decorativo: grandes paneles rectangulares, al menos en su base inferior, de tonalidades muy claras o blancas, separados mediante otros paneles más estrechos y alargados verticalmente, también rectangulares, de tonalidad más amarillenta. El fondo general sobre el que se destacaban y contrastaban cromáticamente los motivos descritos parece ser de una tonalidad rojiza intensa.
CONCLUSIONES.
Este nuevo espacio termal viene a enriquecer y a complementar el ya de por sí valiosísimo legado arqueológico de la villa del Casale. Las similitudes de todo tipo identificadas entre los edificios del interior de la villa y este espacio termal extramuros de la misma parecen indicar que ambos edificios forman parte de un mismo momento constructivo, es decir, que se construyeron prácticamente al mismo tiempo y que, por lo tanto, estuvieron en uso simultáneamente.
Por su parte, la existencia de ambos complejos termales y su diferente situación respecto al conjunto de edificios que conforman la pars urbana de la villa, (este nuevo edificio termal se encuentra en el exterior del acceso principal al interior de la villa) lleva a pensar en la posibilidad de que se diera una diferenciación en cuanto al estatus social de los usuarios de cada uno de estos establecimientos. Así, mientras que las termas principales, en el interior de la villa, darían servicio al propio Dominus, a su familia e invitados, en las termas externas meridionales los usuarios principales pudieron haber sido sobre todo miembros del personal de servicio y subalterno. [ATIENZA FUENTE, Javier (2016). "Un nuevo espacio termal de época romana anexo a la villa del Casale (Piazza Armerina, Sicilia): propuesta de reconstrucción virtual de sus ambientes fríos a la luz de los hallazgos arqueológicos" en  Proceedings of the 8th International Congress on Archaeology, Computer Graphics, Cultural Heritage and Innovation ARQUEOLOGICA 2.0. Universidad Politécnica de Valencia, pp. 358-361]

[1] Esta circunstancia parece repetirse en la decoración musiva del interior de la gran fuente central del Peristilo principal de la villa del Casale.
[2] Este motivo decorativo estaba ampliamente difundido en los ámbitos termales desde la época imperial, y serviría, además, como advertencia a los usuarios de estas instalaciones del uso de un calzado específico en las estancias calefactadas.
[3] Muy similar en cuanto a ejecución y temática con el mosaico pavimental existente en el “larario” del Gran Peristilo del interior de la villa del Casale.
[4] La disposición de los apodytheria o vestuarios en el complejo termal principal de la villa del Casale se sitúan también en el frigidarium y, además, flanqueando por ambos lados las dos bañeras existentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario